Los hombres que no aman la vida

Es un error acercarse a ‘Semper dolens’ buscando respuestas a los motivos por los que las personas levantan la mano sobre sí mismas. Porque Ramón Andrés no ha escrito un tratado de psicología o de sociología sobre el suicidio, sino una historia cultural sobre eso que él mismo considera una pulsión inherente al ser humano. Como su propio subtítulo indica, ‘Semper dolens’ recorre la ‘Historia del suicidio en Occidente’ a través de toda suerte de fuentes documentales y, siendo la muerte voluntaria tan antigua como nuestra especie, el autor se remonta al Paleolítico para explicarnos, en primera instancia, el despertar de la consciencia, esto es, del momento en que descubrimos de que podemos abandonar el mundo cuando nos plazca. A partir de ahí, Andrés avanza a paso reunido por los distintos estadios de la cultura occidental, mostrándonos el modo en que el suicidio ha sido concebido –y perdonen por el resumen- en la antigüedad (traición a la comunidad), en la Edad Media (ultraje a Dios), en el Renacimiento (asunción de que nuestra propia autonomía) y, entre otras épocas, en la actualidad (irrupción de la psiquiatría y la sociología).

Ya en las primeras páginas, Ramón Andrés se impone a sí mismo no ‘simplificar’ el tema, motivo por el cual no tiene reparos a la hora de lanzar unas teorías que después él mismo rebate, y asume desde un principio que el ser humano es demasiado complejo como para tratar de abarcarlo en un solo libro. En este sentido, es importante reseñar que ‘Semper dolens’ es una actualización de aquella ‘Historia del suicidio en Occidente’ (Península) ya publicada en 2003. De hecho, la estructura es prácticamente la misma, aun cuando en esta nueva edición encontremos reflexiones y anécdotas de las que carecía la anterior. En la ‘Nota previa’, el autor justifica esta revisión alegando que ‘el paso del tiempo, por lo que supone de acopio de conocimientos, pero también de sedimentación en la mirada, ha ido tejiendo un libro más amplio y matizado, más objetivo, incómodo a los asertos’. Ciertamente, ‘Semper dolens’ es menos categórico que su predecesor e incluso más reflexivo, lo cual no debe hacernos pensar que el otro trabajo fuera precipitado, sino que nos encontramos ante un autor tan concienzudo que, igual que hiciera Robert Burton con su ‘Anatomía de la melancolía’, regresa sobre su propia obra para mejorarla. Admirable.

‘Semper dolens’

Ramón Andrés

Acantilado, 2015

512 páginas, 24,90 euros

 

(Artículo publicado en Cultura/s de La Vanguardia).